Balonmano Alcobendas y Las Alamedillas, algo más que deporte

La atracción del balón, la portería, el gol. También el valor del compañerismo, la amistad, la superación, el esfuerzo. El objetivo común como suma de la voluntad de los individuos.  El resultado como elemento secundario del camino, priorizando el sentimiento de grupo, la diversión y el aprendizaje con un balón entre las manos. En resumen, el deporte como expresión de la mejor escuela de aprendizaje que uno pueda imaginar.

Siempre inculcamos el deporte en nuestro trabajo con menores. E intentamos hacerlo con aquellos que van de la mano de todo lo descrito, alejándonos de los aires de triunfo y éxito rápido que desgraciadamente tan velozmente calan en nuestra sociedad. Es por ello lógico que desde la Asociación Educadores Las Alamedillas hagamos actividades de forma conjunta con el Club Balonmano Alcobendas, referente en la proyección del deporte como escuela de valores, de personas, y también, por supuesto, de deportistas.

Balonmano Alcobendas y Las Alamedillas, algo más que deporte 1Nuestra primera actividad conjunta tuvo lugar en el verano del 2014. Entonces, el Balonmano Alcobendas, siempre con Ángel Castaño al frente y su equipo de monitores, se acercaron a la Escuela de Verano que organizamos en el sector 6 de la Cañada Real Galiana, en el marco del programa socioeducativo dirigido a familias y menores, de los Servicios Sociales de la Junta de Villa de Vallecas. Aquella mañana, 20 niños y niñas descubrieron un nuevo deporte que, aunque no salga casi nunca en sus televisiones, tiene todos los elementos para resultar fascinante desde el primer momento. Y así fue.  De pronto, la modesta pista de la Cañada Real se convirtió en el mejor pabellón posible donde los juegos, los goles y las risas vencieron al calor del verano madrileño. El resultado fue muy positivo y desde entonces en Las Alamedillas solo pensábamos en un par de cosas: devolver la visita al Balonmano Alcobendas y repetir la experiencia. Manos a la obra.

Balonmano Alcobendas y Las Alamedillas, algo más que deporte 2

Ocurrió hace dos semanas. Los niños y niñas que asisten los sábados por la mañana a nuestra Escuela de Deportes pusieron rumbo a Alcobendas, rumbo al Pabellón de los Sueños, como así se llama el pabellón de un club que es una de las señas de identidad del municipio situado al norte de la ciudad de Madrid.

Nada más llegar descubrimos que la mañana iba a ser inolvidable. Allí nos recibieron las chicas del equipo del División de Honor Femenino, uno de los equipos punteros dentro de la máxima categoría nacional con Mihalea Ciobanu y su histórica medalla de bronce conseguida en los Juegos Olímpicos de Londres como reclamo inesperado para dejarnos a todos boquiabiertos.

Balonmano Alcobendas y Las Alamedillas, algo más que deporte 3

Las jugadoras y los/las monitores del Club organizaron dos horas de entrenamiento que se pasaron en un suspiro. Los chicos y chicas de nuestro proyecto de Cañada conocieron que el deporte es mucho más que un gol en el último segundo, más que una simple victoria por muy importante que sea. Sudorosos, cansados, pero también satisfechos por el trabajo bien hecho, el balonmano les había vuelto a regalar  una mañana que no olvidarán nunca.

Balonmano Alcobendas y Las Alamedillas, algo más que deporte 3

Y aunque no salga en la televisión y poca gente hable de balonmano en su entorno, cuando se acerquen a una portería de la Cañada Real, quizás, no disparen con el pie el balón sino que alguno de ellos agarre el balón con la mano y tire a la portería imaginando  meter el penalti a Mihaela Ciobanu.  Y como el Pabellón de los Sueños les enseñó, quizás sea gol, quizás no.  Pero eso no es lo más importante, ¿verdad?

Balonmano Alcobendas y Las Alamedillas, algo más que deporte 4