¡Enhorabuena por estos 20 años de trabajo!

Estimados compañeros y compañeras de ALAMEDILLAS.

¡ENHORABUENA POR ESTOS 20 AÑOS DE TRABAJO!

Todo momento de celebración nos invita a reflexionar sobre lo mucho conseguido y lo que nos queda por realizar en este trabajo conjunto que es el campo de lo social.

Reflexionamos sobre: cuántas personas hemos atendido, con cuántas hemos intervenido, cuántas coordinaciones realizadas, cuántos rostros que se nos quedan en el camino…y lo más importante la evolución que han tenido y las habilidades sociales que han adquirido. En definitiva, cómo han ido evolucionando y, con ellos, también nosotros.

¡Mucho hemos dado en nuestras intervenciones! Y, a la vez, ¡cuánto nos han dado!

Todos, en mayor o menor medida, vivimos condicionados por la familia, la estructura social, la cultura, la política, lo adquirido, nuestra propia forma de percibir el mundo, etc. Estos condicionantes pueden ser favorables o ser un obstáculo para nuestro desarrollo.

Estos obstáculos o dificultades para conseguir un desarrollo adecuado a nuestro ser, es el que produce que, a veces, se precise la intervención de los diferentes profesionales que trabajamos en lo social.

En los campos de Trabajo Social y de Educación Social  en los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Madrid, trabajamos con las mismas  personas, sujetos de intervención social; lo que difiere, principalmente, es la metodología:

Los Trabajadores y Trabajadoras Sociales, desarrollamos proyectos de acción social encaminados a elevar el nivel de bienestar social del individuo, grupo y comunidad.

Los Educadores y Educadoras Sociales desarrolláis un trabajo socio-pedagógico con diversos colectivos sociales, que consiste en desarrollar habilidades sociales  a nivel individual, de grupo y comunidad, contribuyendo también a elevar su bienestar social.

Es un trabajo complementario, en el que co-actuamos dirigiendo nuestra intervención al desarrollo de las personas, su crecimiento personal y desarrollo de autonomía personal y grupal con proyección comunitaria.

La diferente metodología nos permite tener otra mirada sobre la misma situación a intervenir.

Y mirando hacia atrás, viendo el trabajo realizado, podemos darnos cuenta de los logros obtenidos y de los que  quedan por lograr. También es verdad que, cuando se van logrando y vamos eliminando capas de todo aquello que impedía nuestro desarrollo o el de los demás, emergen otras nuevas que requieren continuar con la intervención social o pedagógico-social, planteándonos -si nuestro objetivo es favorecer que las personas sean autónomas y capaces-  hasta cuándo vamos a ser necesarios. En definitiva, es por la necesidad de ir evolucionando.

Hoy estamos en momento de FELICITACIONES por el buen trabajo realizado, por esos logros conseguidos y por todo lo que hemos aprendido y compartido.

Un BRINDIS por este trabajo que nos une. Un saludo.

Marisa Alcubilla

Trabajadora Social

Distrito de Villaverde (Madrid)