Taller de parentalidad positiva “El reto de ser padres”, Arroyomolinos 2015

Taller de parentalidad positiva “El reto de ser padres” en Arroyomolinos

Durante el curso 2014-2015, La Asociación ha desarrollado el Taller de parentalidad positiva “El reto de ser padres”, promovido por Servicios Sociales de Arroyomolinos, dentro del Programa “Prevención, Inserción y Promoción Social”.

Este programa ha ido dirigido no sólo a las familias vulnerables, sino a todas las familias del municipio; que comparten las mismas preocupaciones, inquietudes, dudas y necesidades de apoyo en la atención y cuidado de sus hijos, con el objetivo de fortalecer y optimizar el funcionamiento familiar desde una perspectiva preventiva y positiva y mejorar las competencias y capacidades parentales de las familias; asegurando así la satisfacción de las principales necesidades de los niños/as.

La intervención grupal con los padres y madres, como proceso de aprendizaje, posibilitó:

  • Informar, formar y orientar acerca de conceptos, estrategias y habilidades que dotaron de herramientas a los padres/madres en su labor educativa.
  • Generar un proceso experiencial y sumamente participativo; adaptando los contenidos y las dinámicas de las sesiones a inquietudes, dudas, demandas y situaciones expuestas por los propios participantes.

Tratando de facilitar la incorporación de las familias a esta oferta, se impartieron dos talleres diferenciados, en horario de mañana y tarde, estableciéndose un máximo de 20 participantes por grupo, destacando que se generó lista de espera en ambos. Paralelamente al desarrollo de las sesiones, la entidad propuso como mejora en la ejecución del Servicio, la disponibilidad de profesionales de apoyo que pudieron atender, en un espacio de ludoteca, a los menores de aquellos padres y madres que acudieron al Taller, posibilitando así su asistencia y participación.

Tras una primera fase de sensibilización e iniciación, desarrollada en 4 sesiones en noviembre de 2014, en la que se trataron aspectos generales, que dieron respuesta a las primeras necesidades de información-formación, se desarrolló el Taller en una segunda fase de profundización, durante 9 sesiones, en el primer trimestre de 2015, trabajándose aspectos referidos a: necesidades de los menores y ciclo evolutivo, comunicación y asertividad, afectividad y apego, autoestima y desarrollo emocional ante el estrés parental, participación, negociación y establecimiento de normas y límites; en base a principios de construcción y responsabilidad parental desde una perspectiva positiva.

Tras el desarrollo del taller, se celebró el 17 de marzo de 2015 un jornada de encuentro de familias participantes, lúdico y de intercambio entre ambos grupos, reconociéndose así el trabajo realizado por ellas/os, que pudieron presentar a los familiares, así como la generación de relaciones y redes sociales entre los/as vecinos participantes.

El resultado del Taller arroja una valoración sumamente satisfactoria del cumplimiento de objetivos y de la satisfacción de los/as participantes. En la medición del impacto del taller, destacamos la valoración media de los/as participantes a las siguientes cuestiones

ITEMS Media
Satisfacción con las profesionales 9,83
El taller ha contribuido a mejorar mi capacitación parental/marental 8,45
Han disminuido mis dificultades en la educación de mis hijos/as 7,9
Satisfacción general con el taller 9,35

 

En resumen, se ha logrado cambios en sus hábitos y pautas, a corto plazo, que las propias participantes han verbalizado e indicado en las dinámicas y cuestionarios evaluativos. En sus propias valoraciones destacan aspectos comunes:

  • Acudieron al taller con elevadas dudas, miedos y ansiedad que pudieron desmitificar e ir afrontando.
  • Adecuaron expectativas. Abandonaron la demanda de “fórmulas mágicas” para tomar conciencia de que la educación de sus hijos es algo por construir, con la participación activa de padres/madres y sus hijos/as. Adecuando, además, exigencias y expectativas al desarrollo madurativo de cada etapa evolutiva de sus hijos/as..
  • Ganaron seguridad, autoestima y confianza. Esta concienciación les proporciona tranquilidad: “no soy tan malas madres”, “a otras madres les pasa lo mismo”, “no lo hago tan mal”.
  • Alcanzaron control emocional. Los principales cambios que perciben se refieren a su actitud y posicionamiento ante los conflictos (inevitables y naturales, por otra parte) mejorando las herramientas para enfrentarse a sus riesgos y sentirse satisfechas/os con los resultados.
  • Adquirieron herramientas y pautas concretas que mejoraron dinámicas relacionales y organizativas en casas. Destacando las pautas de comunicación y negociación, reconociendo la voz, opinión y participación de los niños/as.
  • Verbalizaron su necesidad de red social en el municipio, y la satisfacción de interactuar a otros/as padres y madres.

En definitiva, la satisfacción de los resultados, compartida por los Servicios Sociales municipales, reafirma la pertinencia de este tipo de actividades socioeducativas; así como anima a continuarlas y enriquecerlas en posteriores cursos, adaptando su diseño para concretar propuestas para colectivos o problemáticas específicas. En septiembre, retomaremos estos talleres, esta vez con la idea de generar espacios diferenciados para familias con hijos adolescentes, preadolescentes e infantes, respectivamente. Experiencias que seguiremos compartiendo con todos/as vosotros/as.

A continuación podéis ver el vídeo